14/3/11

Oleadas

De repente un día, todo comenzó de nuevo. Estalló la tormenta y volvió a naufragar entre golpes e insultos. Aguantó los azotes de su mano airada, mezclando sus lágrimas de salitre con el agua que la rodeaba, flotando. Le perdonó pensando que no se puede cambiar la naturaleza, y en ese momento se hundió entre las burbujas que abrasaban su piel.

Sabía que nada cambiaba, que todo comenzaba de nuevo pasado un tiempo. Las olas arrastraban lo que se interponía en su camino, retrocedían y volvían otra vez. Y él la arrasaba con su aliento a sal, con sus golpes de mar, en un abrazo hacía las profundidades. Abajo no se veía nada y no podía respirar. Cuando ya no le quedaban fuerzas, salía a la superficie dando bocanadas a la realidad, sobreviviendo.

Ola tras ola, viéndolas venir desde la orilla. Una onda pequeña, apenas unas cosquillas en los pies; otra un poco más grande, le sube el vestido y le moja las piernas; otra más brusca, se desequilibra y gira sobre la arena; una fuerte sacudida la arrastra hacia dentro, allí está él, la asfixia y la vuelve a sacar a la superficie. Una sonrisa le da calma y vuelve a sumergirse.

Un día se queda tumbada donde rompen las olas, clavadas las uñas en la masa arenosa. Sacudidas que van enterrándola, los finos granos la ciegan, se hunde. No respira, ya no hay nada, la playa está desierta.

Ola tras ola...

13 comentarios:

Jara dijo...

Y que mejor forma de empezar...
Y que manera de contar algo tan duro de una forma tan bella.

No sabes lo que me alegra volver a leerte.

1 besazo guapa

Roc dijo...

Es cierto lo que dice Jara, más que una historia es pura poesía, aunque después del tsunami de Japón resulte más duro...
Me ha gustado mucho, sobre todo tu elegancia escribiendo. Yo creo que las frases elegantes ya te dan un grado en el arte de la escritura.
Eres una de las personas que primero leí en cuentacuentos cuando comencé y eso, siempre ha hecho que te tenga un especial cariño.
Muchos besos y te seguiré las próximas semanas.

Angelical dijo...

Bonitas palabras para un momento amargo... más de actualidad que nunca. Has sabido ahogar la crudeza entre las frases, enhorabuena.

*Sechat* dijo...

Me preguntaba si hablabas de una historia de amor y aunque en cierto modo lo es, ésta historia que nos propones va mucho más lejos. Muy duro hablar de golpes de mar, habiendo pasado en Japón esa catástrofe, pero en todo caso ha sido maravilloso leerte. Un abrazo.

Hell dijo...

Nena... ¡me has dejado de piedra!
Sí que has mejorado muchísimo en tu forma de escribir. La manera de dar un enfoque diferente a lo que es obvio.
Me ha gustado mucho. En serio.
Sólo puedo darte la enhorabuena y esperar una semana a ver cómo qué me sorprendes con la siguiente frase.
Un beso!!!

Hell.

Niobiña dijo...

Cuanto dolor, rabia, impotencia y sufrimiento se esconden tras esas bonitas palabras. Una situación que nadie debería de vivir, pero que por desgracia, muchas mujeres tienen que enfrentarse al basto y agresivo mar...

Encantada de tenerte de vuelta. Mil besos Larisa!!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Shaylee dijo...

Un precioso relato, estoy de acuerdo con Roc, es pura poesía, dependiendo de como se interprete se pueden sacar varias conclusiones del tema, puede ir de amor, desamor, naufragos, etc...

Me ha gustado mucho.

Besos, te seguiré leyendo todas las semanas.

Miriam dijo...

Me has dejado con un escalofrío en el cuerpo, pero me ha encantado!

Por muchas más historias...

atenea dijo...

Qué duro, pero qué bonito a la vez. Y es que mira que es difícil que algo así parezca bonito, pero lo has conseguido.

Me ha gustado mucho! Besos :)

wannea dijo...

uooooo tu y yo hemos conectado con la frase esta semana! yo también escribí sobre el tema, pero no me quedó ni la mitad de bonito que a ti :) nos leemos wapa

bessos!

Carlos dijo...

El sufrimiento, el dolor y la rabia con que esas manos se aferran a un instante de vida, el mar contra la mar, su belleza frente a los golpes mas dolorosos.
Una situación que podría reflejar el maltrato, el drama, la esperanza, la lucha por sobrevivir.

Un escalofriante relato.

Hola cuentacuentos! :)

Brian Edward Hyde dijo...

Es un tema que yo nunca trataría por lo manido, por lo cansino, por... bueno, ya sabes.
Sin embargo, me parece que, aunque no es un cuento como tal (técnicamente, pocos cuentos como tales se pueden leer por aquí) la perspectiva que has adoptado es original y sé que podemos esperar grandes cosas de ti :D

El bardo dijo...

El conseguir describir algo tan...
con la similitud del incansable mar es un gran trabajo, tema duro de abordar.
Un saludo.

¿En qué estrella estará mi dulce corazón?

¿En qué estrella estará mi dulce corazón?