12/2/11

Viaje a Verona y Venecia

El argentino del hostel, la cena en "Al Bracere", el paseo nocturno por Verona, la Piazza delle Erbe, las tumbas bonitas, subir a la Torre dei Lamberti y el sobresalto al tocar las campanas, el Puente de Piedra y nuestros nombres, los olivos del Castello, el Break (sí, el Break también) y robar una ficha, los escaparates llenos de corazones de San Valentín, la Casa de Julieta y la mano que agarra la teta, las veces que nos perdemos con el móvil, los paseos hasta la estación, las pizzas de "La Bella Napoli", el hombre simpático del puestecito de bollos que queria aprender español, las copas de vino bianco, la revisora que nos pasó por alto no haber "fichado", llegar a una Venecia envuelta en la nada, los canales brumosos, las calles laberínticas y perdernos otra vez por barrios desconocidos, el Campanille escondido, las góndolas en los muelles y las sirenas de los barcos, en el embarcadero mis "palos" verdes y azules de la otra vez, las japonesas que compran en Chanel, el gondolero guapo..., los niños que salen de un cole a orillas de un canal, en busca de la iglesia de Indiana Jones, las máscaras de carnaval, las luces de las farolas entre la niebla, el paseo al lado del río, la última pizza, una primavera adelantada en la Piazza Bra escuchando viejas canciones de amor italianas...











1 comentario:

Carlos dijo...

Espero que hayan liberado al puente de los suspiros de las garras de Bvlgari, suspira Julieta desde su balcón sin percatarse de que allá abajo una doncella de piedra consitaba toda las cámaras :)

Dos ciudades realmente bellas.

Tanti auguri!

¿En qué estrella estará mi dulce corazón?

¿En qué estrella estará mi dulce corazón?